El amor a la vida, Erich fromm

Analisis: El amor a la vida, Erich Fromm Parte 3: Capitalismo y sexualidad

El libro El amor a la vida, Erich Fromm, nos presenta una postura para poder enfrentar la vida desde la perspectiva del psicoanálisis.

 

Iremos desarrollando las siguientes ideas: El Capitalismo y la Sexualidad

«La avaricia es un pozo sin fondo que agota a la persona en un esfuerzo eterno por satisfacer la necesidad sin ni siquiera alcanzar satisfacción«

El capitalismo

Hoy en día vivimos en un sistema jerárquico y económico que se llama capitalismo.  Aquí no vamos a decir si está mal o no, sino vamos a ser una crítica sobre como su crecimiento descontrolado si afecta nuestra vida y el planeta.

El capitalismo no es el único sistema de control, pero si uno de los más efectivos para controlar a la gran cantidad de humanos, de una manera jerárquica y vertical.

 

Fromm describe en su libro que existen sociedades (tribus) que no cuentan con un jefe, ya que las necesidades son quienes regulan el día a día. Con este argumento se ejemplifica que el capitalismo no es el único sistema. 

«No es rico quien tiene mucho, sino quien da mucho«

Lo anterior da mucho que pensar. Quizás si es muy factible una sociedad o incluso empresas sin la necesidad de una organización vertical de poder, como lo aplica la compañía Mars con M&M.

Pero ¿cómo el capitalismo nos ha podido beneficiar? pues en su máxima propia, es la acumulación de la riqueza, y no habla como una crítica de los multimillonarios que acaparan el mercado, sino de la clase media que es capaz de poder crecer su familia a través de mayores ingresos.

Los que somos padres claramente entendemos la demanda económica que son los niños, y la responsabilidad que lleva el poderles otorgar un ambiente sano y seguro.

Ahora, como critica al capitalismo: Es la conversación. Ésta como vimos en la primera parte es esencial, hay autores que mencionan que el ser humano no es humano sino existe la conversación.

¿Por qué énfasis en esto?, pues porque el capitalismo a convertido a la conversación en un artículo de consumo, plantea Fromm.

Esto es muy sencillo de entender, porque todos lo hemos vivido en alguna discusión, pues no las tenemos para poder crecer como personas, respetando al otro e identificándose con él, sino para poder imponer nuestro pensamiento o razón, llevándote a un individualismo muy característico del capitalismo que nos lleva a competir con argumentos.

Después de ver la pérdida de la identificación con el otro y el tomar la conversación como un objeto, y la importancia de la acumulación en todos los aspectos, podemos destacar que todo lo que puedas poseer es el nuevo ídolo de la actualidad. Pues es a lo que le hemos puesto el valor del poder y esperanza.

«Los efectos que buscamos de objeto externos son una alienación infantil, ya que se vuelve hombre-consumen y la materialidad de este hombre destruye su ser. Esto nos lleva a la dependencia del objeto que es igual a pedir pecho a la madre de manera significante

Pero esto no acaba aquí, pues tiene otra gran consecuencia: es
la acción de explotar a otras personas y esto es el alimento del odio, un odio
que es mutuo, pero esto lo abordaremos en la parte 4. 

La sexualidad

Aquí vamos a tomar a la sexualidad como acto coital y la relación humana de sentimientos y deseos libidinales entre dos humanos. Libido=energía sexual no energía psíquica.

El capitalismo nos trajo algo muy radical que es la revolución sexual. Esta era imposible de contener, porque en una sociedad de consumo el humano se vuelve objeto de consumo. Y como vimos anteriormente, lo importante es adquirir objetos para aumentar nuestro valor, pero esto es erróneo y autodestructivo.

 

Una de las explicaciones a esto lo expresa Fromm con la siguiente frase:

«Con La falta de intimidad anímica buscamos la intimidad corporal»

Sexualidad

Esto es otra vez, buscar en el exterior, buscar una alienación. Acto del hombre pasivo.

Conclusión

Estoy impresionado de la actitud que hemos tomado como seres humanos frente a los demás, por los rasgos de la comunicación y el capitalismo. No estaba en contra del capitalismo, pues vivo de ello, pero esto me pone en tela de juicio mis creencias.

La revolución sexual también viene de una opresión hacia la mujer, creo que solo en su exceso o prostitución es donde perdemos nuestra humanidad.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp