El amor a la vida, Erich fromm

Analisis: El amor a la vida, Erich Fromm Parte 2: Machismo, Patriarcado y Religión

El libro El amor a la vida, Erich Fromm, nos presenta una postura para poder enfrentar la vida desde la perspectiva del psicoanálisis.

 

Iremos desarrollando las siguientes ideas: El Machismo, Patriarcado y Religión.

«»

El Machismo

De acuerdo con el Gobierno de México “El Machismo es el conjunto de actitudes y comportamientos que violentan injustamente la dignidad de la mujer en comparación con el varón. También tenemos que diferenciarlo del patriarcado”. Pero de esto hablare más adelante.

En la lectura El amor a la vida, Erich Fromm menciona que uno de los principales problemas de la sociedad, con respecto al machismo, es comparar la debilidad con la mujer, ya que esto es un prejuicio donde tenemos que ver la humanidad de cada uno.

«Hay que tener cuidado con el machismo en las ideas»

La cita anterior es de Erich Fromm, y nos quiere mostrar lo perjudicial que puede ser el machismo en algo tan básico como las ideas, pues ellas nos llevan al pensamiento y esto es parte de nuestro inconsciente del cual también somos responsables.

El patriarcado en agonía

La definición de la Real Academia Española del patriarcado es “Organización social primitiva en que la autoridad es ejercida por un varón jefe de cada familia, extendiéndose este poder a los parientes aun lejanos de un mismo linaje”. Con esta definición podemos saber que es algo diferente al machismo.

Fromm mantiene una crítica amplia y directa hacia el patriarcado, no porque sea mala, sino más bien por que nos ha fallado como autoridad. Hay muchos ejemplos en los que falló; Leyes, ya no es capas de generar reglas incluyentes en cuanto creencias y educación, solo su visión vertical de poder es la que cuenta; trabajo igualitario, no ha logrado que se vea a la mujer como igual en el trabajo, siempre comparando con algo débil; en la religión falló de varias formas, la religión tiene un papel muy importante con respecto a la moral, nos guía, marca las pautas y es una referencia, pero su necesidad de instaurar la culpa, es el claro ejemplo de que nos separemos de nuestra libertad, etc.

Este tipo de obediencia nos lleva a limitar nuestra libertad, pero tocar este tema es parte del libro de “El miedo a la libertad” Erich Fromm.

«El feminismo a tomado variantes muy extravagantes»

Nos falla por que nos pide una obediencia muy estricta, que se sustentan con la culpa como castigo. Para ejemplificar esto podemos decir que el pecado capital hacia el patriarcado sería la desobediencia. El machismo se cuelga de él para obtener más fuerza.

Esta obediencia tan estricta conlleva a problemas éticos, que no podre desarrollar aquí, pues es tema de otro libro.

“La religión a fracasado porque el modelo patriarcal nos ha fallado, él se encuentra en agonía.” En esta frase el autor, nos plantea como el patriarcado va hacía su desaparición, pero no poniéndolo como malo, sino que falló en su tarea de generar una sociedad más igualitaria. De aquí si podemos culpar al machismo de su agonía.

Es importante ver
la diferencia entre, machismo y patriarcado, porque no son lo mismo ni tampoco
van de la mano. El patriarcado es donde la autoridad es ejercida por un hombre,
ya sea este justo o no. El machismo demerita a la mujer, piensa que es menos. Un
machista jamás permitiría que una mujer lo dominara.

Muchas familias en México
viven en patriarcado, y algunas de ellas son sorprendentemente funcionales y
autosuficientes. El problema es cuando un machista es jefe de esa familia,
porque es cuando se modifica todo para que sea a su conveniencia y utiliza al
patriarcado como una excusa para ejercer su poder. 

La religión

En la mayoría de las religiones actuales, todas requieren de obediencia. Es aquí donde ya empiezan con el pie izquierdo, pues ésta es la piedra angular del patriarcado y como vemos este ya nos falló.

Fromm critica a la obediencia hacia las religiones y sistemas. La obediencia excesiva hacía cualquier religión nos lleva a la culpa, pues al no cuestionarla nos cuestionamos a nosotros. Y en el humanismo, las personas somos el centro, no la religión o un ser omnipotente.

Ahora, esto me lleva a pensar que, en la moral autoritaria, la desobediencia sería el acto de rebeldía más grande para este sistema. La obediencia va de la mano con la culpa, así que una religión con un modelo patriarcal autoritario ya no tiene cabida en la actualidad. Pues nosotros como hombres ahora tenemos que buscar nuestra humanidad, y eso es a través de una ética con la cual nos dirigimos a las demás personas.

 

Esto no significa que la respuesta este en la razón, como es en el cientificismo, donde la técnica es el santo grial, expresa Fromm. Pues ésta al ser natural del capitalismo, la razón, y donde el capitalismo ha despojado a la religión de su instancia mediadora de la moral y la ha depositado en tus posesiones. Esto Nos lleva a alienarnos como humanos, depositamos nuestros sueños y valores en un objeto que tiene valor monetario antes que a cualquier cosa que sea humana o en beneficio de ella.

Lo peor de todo es que al dejar a las posesiones como objetivo mediador de la humanidad, nos lleva a una competencia entre todos, alejándonos de la unidad que expresan todas las religiones. Dejando a la religión en un lugar muy apartado para la humanidad.

Esto es un problema, porque no hay una instancia que nos sirva como guía para estar en contacto con nuestro inconsciente, o alma para algunas religiones. La importancia de esto Erich Fromm lo expresa en su libro, donde yo solo lo resumiré: es que el hombre no solo debe de ser responsable de lo consciente, sino de nuestros actos, de nuestro inconsciente. Es hacernos responsables de nuestros pensamientos y sentir.

 

(Hago esta pequeña pausa, si quieres entender un poco más sobre los actos y pensamientos, puedes estudiar corrientes lingüísticas o existencialistas, por enmarcar a algunas referencias.) 

«El sigiente paso del capitalismo es el ser humano»

Explotación

Ahora que tocamos el punto de la responsabilidad de nosotros, Erich Fromm describe al profeta. Este, en mi entender de la lectura, sería aquel que suple a la iglesia y nos da una mejor guía que la autosatisfacción del capitalismo.

Lo empezara describiendo como un anunciador de la verdad, pero no de una manera determinista. Debemos de entender que la palabra, las cosas y las decisiones están determinadas, pero no el hombre. Tampoco es un vaticinador que alegra el corazón. El nos hace tener conciencia y discernimiento entre nuestras decisiones y volvernos responsables de ellas.

Por último y muy resumido vamos a tocar el punto de los ídolos creados por los hombres, tótems, cruces, pinturas, etc. Ya que al ser creados por el hombre y no por Dios, provoca que el hombre venere a su propia creación y se vuelve esclavo, o hombre pasivo, de ella.

 

 

Conclusión

Erich Fromm mantiene una lucha contra el machismo, pues este es un gran mal para la humanidad y concuerdo con él, pero aún tengo mis dudas con el patriarcado, ya que aunque nos ha fallado en muchos de sus deberes, como hombre me gustaría verlo en su plenitud, pero su exceso de autoritarismo no ayuda, esto se puede desmenuzar más en el libro de ética y psicoanálisis, de Erich Fromm, que es donde baso mi esperanza a que el patriarcado cambie su noción de autoritarismo por una visión con más liderazgo e integradora.

Y hablando de la religión, siento las palabras de Fromm muy relajantes, muy adecuadas a mi sentir.  De lo que logré entender creo que nos hemos alejado de la parte fundamental de la religión que es este medio de la moral.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp